La Casa de las Mujeres de Donostia tendrá su ubicación definitiva en Villa Soroa

Tras un largo proceso participativo y consensuado por los grupos y asociaciones de mujeres de la ciudad

La Casa de las Mujeres tiene, por fin, su ubicación: Villa Soroa, situada en el número 22 de la Avenida de Ategorrieta de Donostia. De este modo, se da cumplimiento a uno de los proyectos acordados en el pacto de gobierno y al compromiso político adoptado en esta legislatura por la Concejalía de Igualdad.

Que la Casa de las Mujeres tenga ya una sede es una magnífica noticia para todas las mujeres de Donostia, ya que será un lugar de encuentro, colaboración y creación; un espacio largamente esperado y demandado por los colectivos de mujeres.

La sede de Villa Soroa estará disponible a partir del año 2011 y pondrá a disposición de los distintos usos previstos un total de 1.900 metros cuadrados distribuidos en tres plantas.
 
Imagen 2
Con la puesta en marcha de la Casa de las Mujeres, reivindicación histórica del movimiento feminista desde los años 70, se pretende alcanzar como objetivo general la creación de “un espacio de encuentro, debate y reflexión de las mujeres para poder incidir e influir en las políticas, programas y proyectos que tengan como objetivo el avanzar hacia la consecución de la igualdad real y efectiva de mujeres y hombres en todos los ámbitos de la vida”.

A la hora de diseñar contenidos y funciones en la Casa de las Mujeres se tomarán en cuenta una serie de principios fundamentales: que sea un espacio participativo, transformador, proactivo y transgresor; que sea innovador y vivo, que sea un equipamiento abierto y plural, a la par que sostenible, influyente, solidario, educador, laico y autónomo.

Entre las funciones que deberá de asumir se halla la de ser sede del Consejo de Mujeres de Donostia, el Foro de Mujeres y Ciudad y de la Comisión de Igualdad de Oportunidades de Trabajadoras y Trabajadores del Ayuntamiento de Donostia-San Sebastián. En un futuro se pretende invitar  a los Consejos de Mujeres que se creen a nivel territorial y autonómico.  

Pero, también, aspira a constituirse como un punto de referencia para la reunión, el debate y la reflexión abierto a todas las mujeres y grupos de la ciudad y, por extensión, de Gipuzkoa.

Además, en la Casa de las Mujeres dispondrán de un espacio distintos grupos y asociaciones que no cuentan con sede propia y permitirá crear un Observatorio de las Políticas de Igualdad.

En Ategorrieta pasará a ubicarse el personal técnico del Departamento de Igualdad y será desde este equipamiento desde donde se centralizarán los programas, actividades y servicios vinculados al cumplimiento del II Plan de Igualdad así como a todas las políticas de igualdad que se impulsen en el municipio.


Líneas de actuación



A la hora de diseñar las políticas, servicios y programas a desarrollar desde este equipamiento, se han consensuado unas líneas de actuación:

  • Fomentar la participación y el asociacionismo de las mujeres en todos los ámbitos de la vida cotidiana.

  • Impulsar el diseño, desarrollo y evaluación de las políticas, programas y proyectos de igualdad.

  • Contribuir no sólo a mejorar las condiciones de vida de las mujeres sino su posición en la sociedad.

  • Favorecer la formación, sensibilización e información en torno a la igualdad.

  • Favorecer la investigación, la innovación y la articulación de nuevos enfoques en materia de igualdad.



     

Servicios



Dispondrá de un servicio de información y atención personalizada en distintos ámbitos, desde el empleo a la salud, información y asesoramiento jurídico, temas de conciliación-corresponsabilidad, inmigración, violencia contra las mujeres etc. Cuando sea necesario, se facilitará y agilizará la derivación a otros servicios especializados en el ámbito municipal, territorial y autonómico.
 
Otro de los aspectos sobre los que se pondrá especial atención es el de la formación y orientación de las mujeres al empleo, para posteriormente realizar un seguimiento de la inserción laboral. Para ello esta previsto activar una escuela de y para mujeres que garantice una formación integral, con el objetivo de ir identificando los mecanismos de desigualdad y favorecer el desarrollo personal y profesional.

Contará con un Centro de Documentación Multidisciplinar, con materiales hechos por y para las mujeres, que se complementará con un servicio de consulta y autoaprendizaje, así como con uno de préstamo de libros, disponiendo también de guardería.

Son muchos los servicios que se prestarán a las mujeres desde la que será SU casa, una casa que estará también abierta a la organización de conferencias, talleres, actividades lúdicas u otras iniciativas.


Una larga andadura



La reivindicación de una Casa de las Mujeres nació allá por los años 70, aunque no fue hasta 2003 cuando se comenzaron a trabajar propuestas concretas en seno del Foro de Mujeres y Ciudad.

A partir de ese momento han sido muchas las actuaciones e iniciativas participativas  que han permitido dar cuerpo a un proyecto tan ambicioso como necesario. Se han organizado diversas jornadas y viajes (Barcelona, Zaragoza, Gijón ,etc) para conocer el funcionamiento de otras casas de mujeres y, de este modo, se ha ido diseñando el guión de esta nueva dotación por la vía del consenso.

Y es que la Casa de las Mujeres encaja en la idea de que Donostia debe de ser “La ciudad de las Personas”, una ciudad abierta a la participación, una ciudad igualitaria, solidaria, innovadora y con servicios de calidad.

Por ello, aunque la Casa de las Mujeres no ocupe Villa Soroa hasta 2011, también se ha acordado la puesta en marcha de una sede provisional, de 200 metros cuadrados, que se localizará en la calle Okendo, en los locales que actualmente ocupan las oficinas del Plan General de Ordenación Urbana.

La delegada de Igualdad, Ainhoa Beola, se congratuló de poder anunciar que la Casa de las Mujeres ya tiene una sede, en un edificio singular, visible, bien conectado por medio del transporte público y con una importante disponibilidad de espacio.

Este lugar de encuentro, creación y reflexión para mujeres, aseguró, será tras su puesta en marcha un “referente” muy a tomar en cuenta y es un merecido premio al trabajo y el esfuerzo de colectivos y asociaciones de mujeres de muy diversas características que han tomado parte en un proceso largo y basado en el debate, un proceso que no llegará a su fin cuando la Casa de las Mujeres abra sus puertas, ya que serán las mujeres quienes vertebren su funcionamiento y sean garantes de su éxito.

 



En Donostia a 29 de diciembre de 2009




Publicada el 12/30/2009